Necesitas volver a jugar

no sos vos

¿Te has sentido alguna vez como un autómata en tu trabajo? ¿Te sientes atrapado en una rutina de presiones y correcciones? ¿Has pensado que el diseño no era eso que soñaste cuando estabas en la universidad? Tal vez sea hora de que vuelvas a jugar.

Muchas veces nos tocan clientes que no necesitan creatividad, innovación ni grandes diseños que rompan esquemas, tan sólo necesitan algo llamativo que venda a su publico. Titulares grandes, banners con colores chillones y textos enormes encajados en pequeños espacios. Si estás en una racha con este tipo de trabajos, es posible que comiences a extrañar tener ese espacio para experimentar y aprender. Probablemente estás esperando que venga un cliente de alguna marca joven y te diga «haz tu magia».
Sabes qué, no va a suceder.

Necesitas un espacio libre de clientes

Lo cierto es qué los mejores proyectos surgen cuando no existen presiones de los clientes ni preocupaciones por el presupuesto. Tan sólo nacen como proyectos de diversión.
Muchos de los diseños que exhibirás con más orgullo en tu portfolio serán ejercicios de aprendizaje en tu rato libre. Seguramente pasas al menos una hora por día en las redes sociales, puedes usarlo para inspirarte en behance, crear tu propia página con tus diseños, escribir un artículo en tu blog, crear un alter ego en las redes. Elije un tema al azar a diario e intenta crear un diseño o una ilustración. Todos tenemos algo que decir, es mejor decirlo con nuestros diseños.

Hoy es catarsis, mañana es un proyecto

¿Te gusta un estilo pero a tu cliente no? Crea tu propio canal de comunicación. Eventualmente se lo mostraras a algún cliente y te pedirá lo mismo para él. Puede que crezca tu espacio, se sumen seguidores y se convierta en un emprendimiento. Hemos visto a decenas de artistas de webcomic que, cansados de lidiar con editoriales, deciden compartir su trabajo en las redes sociales para luego autoeditar sus libros gracias al crowdfunding. Muchos programadores y maquetadores se sienten igual que ti, propone hacer un trabajo en conjunto y crear aplicaciones o diseños interactivos. Tal vez sin saberlo, termines creando tu propio grupo de trabajo que se convierta en una semilla de un futuro estudio o agencia. Tan sólo busca tus pasiones y llenalas de diseño, no tardarán en convertirse en comunidades de gente que siga tus proyectos y te ayude a realizarlos.

Todo diseñador necesita un espacio para jugar , un lugar donde hacer lo que quieras, sin pensar en nada más que el placer de diseñar lo que te plazca, recuerda siempre que si al final del día no hiciste algo pequeño para ti mismo, fue un día más, un día perdido.

Debate con nosotros

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Enriquece la comunidad. Evita usar insultos, agresiones o spam.

newsletter

 

Recibe el resumen semanal de los artículos de Aikido de Oficina en tu mail.



Cerrar
Leer más
mapa de redes
Un día en tu vida laboral

Porque lo importante no es llegar, sino el camino, y la vida freelancer es así

Cerrar